Nuit de Bohème: De cómo el olvido no es sinónimo de empezar de cero.

martes, 10 de junio de 2014

De cómo el olvido no es sinónimo de empezar de cero.


El dolor nos ruega que olvidemos, que borremos los recuerdos y las emociones, que seamos una página en blanco inmaculado. ¿Qué más dará?, un recuerdo menos de entre los cientos de miles que tenemos suena irrisorio. Una página en blanco no es nada más que una noche de borrachera que se extiende sobre todo lo que ocupa ese recuerdo. Una diminuta amnesia. 
Pero las páginas en blanco guardan las marcas a relieve inverso de las hojas predecesoras. Al tacto invisibles, pero una sombra de grafito revela las siluetas de lo que deseamos ocultar. 

Somos nuestras vivencias, nuestros errores y caídas, nuestras lágrimas de humillación y desazón, y somos, sobre todo, la gente con la que hemos compartido aunque sea unos minutos. Cada instante nos forma, nos moldea, nos prepara para el mañana. Si empezamos a eliminar páginas, ¿qué sentido quedará en un libro incompleto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario