Nuit de Bohème: De cómo un fragmento de cotidianidad se extrapola a vidas ajenas.

domingo, 16 de febrero de 2014

De cómo un fragmento de cotidianidad se extrapola a vidas ajenas.



Todos sentimos que formamos parte del mundo y que, sin embargo, vivimos exiliados en él. Todos ardemos en las llamas de nuestra propia existencia. 

*
Lo que aprendí fue a no confiar en su risa. Porque hasta su risa podía hacer daño.
*
(...) porque sé que todos seguimos allí, flotando y meciéndonos, hacia adelante y hacia atrás, dejando pasar el tiempo, mientras esperamos que las cosas mejoren. 

Y pensar que lo que a uno le resulta una experiencia única podría extrapolarse –aunque sea únicamente en silueta- a una vida tan ajena como los kilómetros que las separan. Monólogos internos, tragedias unipersonales y compartidas, desvaríos insomnes y sueños perdidos… todos ellos cuentan una escena que bien pudo haber sido tu propio arco argumental. 

Relatos como cortometrajes literarios con un director independiente en cada uno, y que resulta tanto protagonista, como espectador o actor secundario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario