Nuit de Bohème: De cómo el buzón es una intersección más.

martes, 13 de agosto de 2013

De cómo el buzón es una intersección más.


Es la persona, no el lugar. Si te hubieras marchado de aquí, habrías sido la misma en cualquier otro lugar.
(Tengo veinte años y [...] no hay una sola cosa que desee hacer.)
Normalmente vamos por la vida creyéndonos constantemente lo que nos decimos. "Estoy bien", decimos. "Estoy genial". Pero de vez en cuando la verdad se te echa encima y no puedes sacudírtela.Entonces te das cuenta de que a menudo esa verdad no es una respuesta, sino una pregunta. Incluso ahora, me pregunto hasta qué punto me convence mi vida.
(Sólo deseo una cosa. [...] Desear.)


Llegado el punto en que la vida parece aglutinarse en una masa viscosa que te mantiene con las rodillas enterradas en hormigón, necesitamos un empuje que nos hunda en nuestra desgracia final o nos haga avanzar con torpeza para salir del lodazal. Suele ser algo tan sencillo como recibir el correo y observar si hay algo más allá que las facturas de cada mes. Si no hemos recibido nada, tal vez deberíamos enviar algo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario