Nuit de Bohème: De cómo indudablemente siempre buscamos, pero no siempre encontramos.

domingo, 12 de mayo de 2013

De cómo indudablemente siempre buscamos, pero no siempre encontramos.



«Parecía haber perdido en alguna parte la brújula de mis sensaciones. Perdí el sentido de la dirección, perdí la noción del tiempo, me perdí de vista a mí misma. No sé cuando empezó, ni cuando acabó. Pero, a la que me di cuenta, estaba encadenada sola dentro de la inestabilidad, en aquel mundo de hielo, en un invierno eterno que había perdido todos los colores.»

Cada quien tiene una historia que merece ser contada, un momento de su vida que marca un antes o después, o que simplemente es una frase entre dos guiones a mitad de oración, e incluso, un breve resumen de lo que fue una eternidad simulada en años. 

Sueños, ilusiones, problemas, amores desgastados, miedos enterrados, problemas a la espalda, pasados embravecidos, temores superfluos, vidas inertes y vidas sin detenimiento.

Entre el hielo y el sueño, las mujeres duermen y las tías pobres se pegan a la espalda en una cálida tarde de otoño, a orillas de un mar que se ha tragado nuestra vida con una ola embravecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario