Nuit de Bohème: De cómo los viajes son más internos que externos.

sábado, 20 de abril de 2013

De cómo los viajes son más internos que externos.

Necesitar huir y tener que conformarse con las escapadas de otros. Llegar a ese punto en que las paredes son demasiada cárcel para unos huesos que se resquebrajan con cada día de hastío. La jaula de las costillas empieza a temblar, por que las ansias y el deseo de algo más se desbordan por los pulmones y se arrastran entre tanto órgano interno. 

Viajes de reencuentro con uno mismo, de descubrir las falacias en las que uno estaba metido, de saber cuando decir que las cosas acaban y que otras empiezan. Punto y final a los ciclos, y punto y seguido al mañana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario