Nuit de Bohème: De cómo siendo ínfimos, podemos ser más grandes que nuestras propias expectativas.

miércoles, 30 de enero de 2013

De cómo siendo ínfimos, podemos ser más grandes que nuestras propias expectativas.

Quizá los tiempos del tesoro bajo la Montaña hayan acabo, y los pastos de las colinas hayan reverdecido en cientos de estaciones pasar. Pero la leyenda está viva aún, el destino es algo eterno y todos somos peones en su juego infinito. La fantasía es eterna en quien osa mantenerla así.

La rutina, la comodidad, lo cotidiano... todo ello puede vedar nuestros propios ojos tras un manto que oscurece virtudes de las que no somos ni siquiera conscientes.

El espíritu de aventura, de conocer, de experimentar, de vivir, late en cada uno de nosotros, sin importar orígenes ni apellidos. Somos luchadores desde nuestra tierna y nebulosa infancia, guerreros que luchan ante las adversidades.

Cómo siendo -aparentemente- nadie, somos más, mucho más. Nadie, ni nosotros mismos conoce nuestros límites, sencillamente porque no existen.


La suerte no es más que la suma de nuestras virtudes elevada a su máxima potencia.


2 comentarios:

  1. Quiero leerme este libro y no lo consigo, siempre está prestado en las bibliotecas >.<

    ¿Está bien? ¿Mejor que la saga de El señor de los anillos? ¿Peor?

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Para mí es la segunda vez que lo leo, y la verdad es que lo considero un tiempo bien invertido.

    A mi parecer es muy distinto del Señor de los Anillos. Mucho más simple, más rápido de leer y quizá le falta todo ese rico detallismo tan "Tolkiano". Considero que si te ha gustado la saga te gustará, quizá lo único "malo" es que lo encuentres un poco apresurado. Pero a mi la verdad me encanta, sobretodo la evolución de Bilbo se ve realmente rica y detallada, muy progresiva y con muchos detalles de reflexión del propio personaje hacia ese crecimiento personal.

    Te lo recomiendo sin duda :), ¡un abrazo!

    ResponderEliminar