Nuit de Bohème: De cómo cada uno tiene sus propios antidepresivos.

sábado, 26 de enero de 2013

De cómo cada uno tiene sus propios antidepresivos.


Todos tenemos un antidepresivo. No hablo de fármacos, ni drogas, ni nada parecido. Me refiero a aquellos momentos, aquellas páginas, aromas, sabores, o incluso imágenes que pueden sacar lo bueno que hay en cada día, incluso cuando se esconde tras la cortina de una tempestiva temporada.

No todos los días son buenos, pero sin duda hay algo bueno en cada día, sólo es cuestión de encontrarlo o darle un empujón para que salga a flote. 

Puede ser una taza de té mientras contemplas la lluvia caer, echarte una siesta sin poner la alarma, perderte entre las páginas de algún libro olvidado en la repisa, observar dormir a tus mascotas, subir el volumen de la música y bailar sin preocupaciones, un paseo por la ciudad, escribir una carta a un viejo amigo, cocinar tu platillo preferido... Escoge uno o todos.

En mi caso en estos días ha sido sentarme en el sofá acurrucada bajo la manta, con una persona especial al lado y una mascota igual de especial al otro, reviviendo las vidas tan livianas que algunos fingen tener. 

Psych.

2 comentarios:

  1. En mi caso funciona muy bien NCIS, me encanta esa serie :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda la ficción es el mejor proveedor de sonrisas :)

      Eliminar