Nuit de Bohème: De cómo prefiero estar en el ojo de la tormenta.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

De cómo prefiero estar en el ojo de la tormenta.

Y si, podrán revolotear las hojas a merced del viento, azotarme las ramas en la cara, arañarme las rodillas y las palmas de las manos al caer, impotente ante el vendaval, pero siempre tendré el ojo de la tormenta: un momento de calma en medio de la tempestad.

Me refugiaré en uno de esos "ojos de tormenta", observando como las nubes embravecidas me rodean, esperando descargar su furia en cuanto este pequeño momento de tranquilidad se esfume como el humo. Pero no es el único que hay, ni el último que vendrá, así que mientras espero, me refugio en el recuerdo de ese último respiro.




Ondulaciones que se convierten en infinitos, brazos que se transforman en olas, manos sinuosas que acarician un sentimiento...


No hay comentarios:

Publicar un comentario