Nuit de Bohème: De cómo la felicidad es una estado mental.

domingo, 30 de diciembre de 2012

De cómo la felicidad es una estado mental.



Dos amantes surcan los cielos e intentan reencontrarse entre giros y contorsiones. El viento, tan aliado y tan enemigo, los une en momentos acompasados y finitos. Las nubes cargan con una melodía de amor trágico. La voz pura se mezcla en armonía con su antítesis más oscura, su propia sombra; su propia perdición. Un duelo armónico eterno. La estatua humana se contorsiona, cobra vida. Tuerce el cuerpo y se aguanta bajo su frágil muñeca. Tras él, las almas gemelas danzan y se entrelazan en sincronía. El volador solitario los contempla. Los hombres se creen aves, las imitan e intentan alcanzar el cielo. La aristocracia antigua los mira con recelo. Los dueños del fuego irrumpen y juegan con su elemento.

La juventud afianza el terreno, demanda su sitio y se proclama suyo el futuro. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario