Nuit de Bohème: De cómo en tu ausencia el mundo sigue creciendo.

sábado, 29 de diciembre de 2012

De cómo en tu ausencia el mundo sigue creciendo.


"Esos eran los queridos huesos que habían crecido en mi ausencia, las conexiones a veces tenues y a veces hechas con grandes sacrificios, pero a menudo magníficas que habían nacido después de mi desaparición y empecé a ver las cosas de una manera que permitía abrazar al mundo sin estar en él."


Todo tan intangible y etéreo, tan irreal y superfluo. Si todo es un mecanismo neuronal, ¿llegan las emociones terrenales a nuestro cielo? ¿El cordón umbilical que nos une a nuestro pasado material seguirá conectándonos hacia nuestra historia aún cuando ésta se desvanezca de todo recuerdo?


Hay cosas que no se superan, que sencillamente no se pueden superar. Se vive con ello, se cierra los ojos y se aparta la mirada del dolor punzante que pervive en lo más recóndito del alma. Se tolera. Se sobrevive


Crecemos valorando la vida, olvidándonos de que lo que le da sentido es el fin de ella. Olvidamos valorar el final, y sobreestimamos el camino. Si nada es eterno, hay que relegar nuestro aferrar a la vida. Hay que aceptar que desde que nacemos ya tenemos un pie en el camino hacia la muerte.

"Como mucho sientes un susurro, la ola de un susurro ondulándose hacia abajo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario